Abusar de los refrescos azucarados tiene graves consecuencias para la salud

 

Razones para decirles no a los refrescos azucarados hay muchas:


  • Están vinculados con la obesidad. 
  • Pueden dañar tus dientes. 
  • Están vinculados con la presión arterial alta. 
  • Aumentan el riesgo de desarrollar osteoporosis (una enfermedad que debilita tus huesos). 
  • Relacionados con enfermedades crónicas de los riñones.
  • Relacionados con el síndrome metabólico (que incluye la presión arterial alta, los niveles elevados de glucosa o azúcar en la sangre, el exceso de grasa alrededor de la cintura, los triglicéridos altos y el colesterol bueno o HDL bajos en la sangre). 
  • Pueden producir el hígado graso.


Además, por la alta cantidad de azúcar y de calorías vacías (sin contenido nutricional) que le aportan a tu cuerpo, estas bebidas también promueven el desarrollo de la diabetes tipo 2 (y quienes tienen esta enfermedad deben eliminarlas de su dieta). 

Debemos considerar a los refrescos como algo ocasional, una bebida esporádica en nuestra dieta. Beber agua en las comidas es el primer paso para equilibrar la dieta. Además de quitarnos de en medio unas cuantas calorías, no sobrecargamos el organismo con azúcar. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s