Las graves consecuencias del consumo de alcohol

 

Bebidas-alcohólicas.El alcohol en la dieta es un factor a considerar si queremos cuidar de la salud, ya que aunque puede resultar beneficioso ingerido en pequeñas cantidades diarias, también es muy fácil alcanzar un consumo excesivo de alcohol y éste puede afectar la nutrición severamente.

 Efectos sobre la nutrición: 

Altera el equilibrio de la glucosa en sangre pudiendo causar hipoglucemias severas en estados de ayuno. 

Produce infiltración de grasa en el hígado.

Aumenta el colesterol LDL o colesterol malo en sangre. 

Inhibe la síntesis de algunas proteínas de gran importancia funcional en el organismo. 

Reduce la absorción de ácido fólico pudiendo ser éste un factor desencadenante de anemia nutricional. 

Disminuye la absorción de vitamina B1 y aumenta la excreción urinaria de vitamina B6,importantes para el correcto metabolismo de los hidratos de carbono y para el funcionamiento del sistema nervioso. 

Reduce las concentraciones plasmáticas de vitamina A y E, fuertes antioxidantes en el organismo. 

Reduce la absorción de zinc y selenio, minerales antioxidantes e importantes para el sistema inmunológico del organismo. 

Interfiere en la capacidad del organismo de absorber calcio, lo cual puede afectar la salud ósea negativamente. 

Su consumo puede causar desequilibrios energéticos, llevando a la desnutrición en alcohólicos severos o a obesidad en bebedores fuertes pero no adictos. 

Ingerir alcohol junto a medicamentos puede potenciar el efecto de estos últimos y generar daños imprevisibles en el organismo. No se deben mezclar fármacos con bebidas alcohólicas. 

Una ingesta continuada está directamente relacionada con el aumento de peso: 

Las bebidas alcohólicas aportan un alto nivel calórico sin darnos ningún otro tipo de nutriente que pueda ser beneficioso para el organismo. 

Entorno a un 70% de la composición del alcohol son calorías, y cuando las mezclamos con refrescos u otro tipo de complementos este aporte calórico aumenta aún más, acentuando de esta manera el efecto que su ingesta tendrá sobre nuestro peso el alcohol tiene un efecto directo en el metabolismo de las grasas

Nuestro organismo metaboliza el alcohol en el hígado, donde se convierte en una sustancia llamada acetato. Es por esto que cuando ingerimos alcohol los niveles de acetato aumentan y nuestro cuerpo quema el acetato producido por el alcohol para obtener energía en vez de las grasas que tenemos acumuladas en el cuerpo, por lo que además de añadir calorías impide la quema de las grasas existentes. 

El consumo de riesgo que no debemos sobrepasar si queremos cuidar el organismo son las 3 unidades de bebidas al día en el caso de las mujeres y las 4 unidades de bebida en hombres. Una unidad de bebida es: 1 vaso de vino, 1 cerveza (caña) o 1 copa de cava, mientras que 1 copa de vermouth o jerez o de otra bebida destilada y 1 combinado es equivalente a 2 unidades de bebida

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s