Aléjate de la comida rápida o “fast food”

Nueva artículo en colaboración con la sección de nutrición de ChiquiRecetas.

Esta vez os hablo sobre las graves consecuencias del consumo habitual de comida rápida.

Aquí os dejo el artículo, y también podeis leerlo directamente en la web de ChiquiRecetas haciendo click aquí.

La falta de tiempo en la vida diaria, el estrés, las prisas… hacen que muchas personas descuiden su alimentación y opten por la comida rápida, la cual tiene bastante repercusión actualmente.

Lo verdaderamente preocupante de ello, es que muchas de estas personas no son conscientes de sus malos hábitos y del riesgo al que están sometiendo a su cuerpo al consumir habitualmente este tipo de ‘’comida’’.

Con comida rápida me refiero a hamburguesas, hot dogs, batidos, helados, Wraps, pollo frito, ensaladas y todo este tipo de alimentos que se venden en conocidos establecimientos.

Si, habéis leído bien, ensaladas. Se caracterizan por ser sanas y equilibradas, pero no todas lo son.

Las ensaladas ‘’fast food’’ que venden en estos establecimientos, no son precisamente saludables ni bajas en calorías, ya que pueden llegar a contener 4 gramos de sal (cuando la OMS recomienda tomar un máximo de 5 gramos diarios) y 30 gramos de grasa, lo que es realmente alarmante para una comida que normalmente es ligera y sana. Todo ello, debido a sus aliños, salsas, y demás ingredientes como pollo frito, rebozados, etc.

Estas comidas tienen un aporte calórico muy alto, así como de proteínas animales, de azúcares simples, grasas saturadas, colesterol, sodio y aditivos que producen un deseo de consumir este tipo de comida.

¿Qué problemas pueden aparecer si se consumen de manera habitual?

En primer lugar una carencia de nutrientes, ya que tienen un bajo o nulo aporte de vitaminas, minerales, fibra…

Evidentemente, si se consumen habitualmente, hay un elevado riesgo de padecer sobrepeso y obesidad ya que solamente un menú compuesto por hamburguesa, patatas fritas y refresco aporta prácticamente la mitad de las calorías diarias necesarias.

Relacionado con ello, puede aparecer diabetes, un aumento de la presión arterial, enfermedades renales y cardiovasculares, hipercolesterolemia, estreñimiento, caries, potenciación  del envejecimiento y se produce en general, un deterioro de la salud.

Como veis, lo preferible es que todas las personas, sobre todo las que tienen hijos pequeños, conozcan la gravedad del consumo habitual de este tipo de comida, ya que acostumbrar a los niños a consumirla es llevarlos directamente al precipicio y favorecer la aparición de las enfermedades anteriormente nombradas.

Vale la pena construir unos hábitos alimenticios saludables, incluyendo cereales, lácteos, vegetales, frutas, legumbres, carnes y pescados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s