Carbón dulce en el día de Reyes, ¿una buena opción?

2169844978_7543d23e3f_bYa queda poco para el día de Reyes, y seguro que conocéis a algún niño/a de vuestro entorno que no se ha portado muy allá este 2014 y los Reyes le han traído carbón… ¿verdad? Esta es una costumbre ampliamente extendida en nuestro país y que se lleva a cabo por muchas familias año tras año.

Esta tradición tiene su origen basado en la figura de “El Carbonilla”, que es un personaje mitológico que (según la tradición) es el paje de los Reyes Magos que vigila a cada niño durante todo el año para saber si se ha portado bien o no, y es quien les dice a los Reyes Magos si ese niño debe tener regalo o carbón.

Pero… ¿Cómo se hace y de qué está compuesto el carbón dulce?

Para elaborar el carbón, en primer lugar se hace una glasa mezclando azúcar glas, clara de huevo y colorante negro para darle el aspecto a carbón. Por otra parte se realiza un almíbar con un 80% de azúcar y un 20% de agua. Tras esto, se añade la glasa y se remueve continuamente para que el aire se incorpore a la mezcla y así formar una espuma. Por último se deposita en un recipiente para que se expanda bien y se enfríe, que será cuando el azúcar solidifique y adquiera el aspecto característico del carbón.

En cuanto a la composición, como su propio nombre indica, el principal componente es el azúcar. He estado mirando carbón dulce en el supermercado y esto es lo que pone en una de las etiquetas (claro y conciso):

” Ingredientes: Azúcar, agua, colorante (E-153) y clara de huevo.”

Vamos, que es una auténtica bomba de azúcar, no hay mucho más que decir al respecto.

A lo que quiero llegar con este post es a que hay que tener cuidado con darle a los niños este producto. Seguro que hay muchos que no se lo comen, pero los niños que sí lo hagan están perjudicando su salud, ya que es mucho el azúcar contenido en esos trozos de carbón y recordemos que el consumo excesivo de azúcar va a producir, ya no solo problemas de caries dentales, si no también aumento del riesgo de padecer obesidad y enfermedades cardiovasculares.

¿Tan mal se ha portado el niño/a como para darle una bomba de azúcar? Piénsatelo dos veces 😉 

Photo Credit: srgpicker via Compfight cc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s